CONCEPTOS A ANALIZAR PREVIAMENTE

Asistencia humanitaria:
Ayuda o socorro que, por razones de humanidad, prestan los Estados y los organismos intergubernamentales y no gubernamentales a las víctimas de conflictos armados, crisis políticas, catástrofes naturales y otros desastres que afectan a las vidas y libertades de personas y comunidades vulnerables o desprotegidas.

Cadena Perpetua:
Castigo legal para los más graves crímenes contra las leyes penales nacionales e internacionales, que consiste en la reclusión del condenado durante el resto de su vida natural. Por tratarse de la sanción más severa que puede imponer la ley sin llegar a la destrucción de la vida del delicuente, la cadena perpetua señala el umbral máximo de civilidad y humanidad que está dispuesto a aceptar el derecho internacional de los derechos humanos, y con él la sociedad civil global, en materia de castigo. Así lo confirma su incorporación como modalidad punitiva a disposición de la nueva Corte Penal Internacional en artículo 75 del Estatuto de Roma. Ello significa que, a diferencia de lo que ocurre con la pena capital, la reclusión a perpetuidad está justificada desde el punto de vista de los derechos humanos porque deja a salvo la posibilidad de rectificar el error judicial e incluso de procurar la rehabilitación o resocialización del reo, al menos en sentido simbólico.

Civilización:
Conjunto de logros e ideales éticos, políticos y jurídicos de la humanidad en su esfuerzo por establecer un orden internacional libre, justo y solidario. Ha venido a significar el sistema normativo, en parte real y en parte ideal, que encuadra a la comunidad internacional y que está constituido por los valores, las normas, las instituciones, los procedimientos, las tradiciones y las practicas que reconocen un denominador común: la humanización de la humanidad en general y de cada humano en particular.

Constitución:
Norma fundamental del Estado moderno, que fija el marco de referencia del ordenamiento jurídico interno, establece las funciones de las autoridades y consagra los derechos de los ciudadanos. Se concibe como la codificación del consenso o del contrato social toda vez que sus cláusulas contienen las bases del acuerdo sobre lo fundamental y permiten salir del estado de naturaleza, cruzar el umbral de la civilidad y entrar en el estado de sociedad.

Culpabilidad:
Tipo de responsabilidad legal en que incurre quien actúa, por acción u omisión, contra el derecho objetivo o contra los derechos subjetivos. La culpabilidad es estrictamente individual y acarrea, para el culpable, consecuencias jurídicas desfavorables, como restricción de ciertas libertades o afectación del patrimonio. Pero, de conformidad con la legislación y la jurisprudencia vigentes en el ámbito internacional, la culpabilidad no puede discernirse sino como resultado de un proceso judicial de carácter público, con igualdad de armas y respeto escrupuloso de las garantías del acusado. Y el castigo consiguiente debe ser humano, es decir, no puede consistir en la eliminación del individuo, ni en su degradación o humillación. Por el contrario, debe contemplar la rehabilitación o resocialización del reo, así como la posibilidad del error judicial.


Derechos civiles y políticos:
Libertades y garantías principales entre los derechos humanos, se trata de derechos antiguos o clásicos, cuyos orígenes se remontan a los primeros antecedentes documentales: su titularidad y su ejercicio son individuales; son exigibles de manera coactiva, lo que significa que su reconocimiento y práctica tienen prioridad. Por eso se les considera fundamentales:
  1. El derecho a la libertad
  2. El derecho a la igualdad.
  3. El derecho a la dignidad.
  4. El derecho a la vida y a la seguridad personal.
  5. El derecho a no ser torturado ni sometido a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.
  6. El derecho a no ser sometido a esclavitud, servidumbre o tráfico de seres humanos.
  7. El derecho a la personalidad jurídica.
  8. El derecho a la justicia.
  9. El habeas corpus o derecho a no ser arbitrariamente arrestado o detenido.
  10. El derecho de defensa o garantía del debido proceso judicial.
  11. El derecho a la presunción de inocencia.
  12. El derecho a la intimidad o privacidad.
  13. La libertad de circulación y de domicilio.
  14. El derecho de asilo.
  15. El derecho a la nacionalidad.
  16. El derecho al matrimonio y a la familia.
  17. El derecho de propiedad privada.
  18. La libertad de conciencia, de pensamiento y de religión.
  19. La libertad de opinión y de expresión.
  20. El derecho de reunión y de asociación.
  21. El derecho de participación política (sufragio y acceso a la función pública)

Derechos económicos, sociales y culturales:
  1. El derecho al trabajo.
  2. El derecho a condiciones de equidad, dignidad, seguridad e higiene en el trabajo.
  3. El derecho de asociación sindical, de huelga y de negociación colectiva.
  4. El derecho a la protección especial de las madres trabajadoras y los menores trabajadores.
  5. El derecho a la seguridad social.
  6. El derecho a la calidad de vida.
  7. El derecho a la salud.
  8. El derecho a la educación.
  9. El derecho a la cultura, el arte y la ciencia.

Deberes:
Obligaciones legales o morales de la persona humana por su sola condición de sujeto de derecho y de derechos. Los deberes y los derechos son las dos caras de una misma moneda, el anverso y el reverso de la conciencia moral en tanto creadora de lazos de afecto, de sentido y de solidaridad con las otras conciencias y con el mundo. A cada derecho corresponde un deber y a cada deber corresponde un derecho, de tal manera que existe una tensión dialéctica entre la fuerza de las libertades y la fuerza de las obligaciones. La conciencia del deber procede de la experiencia del derecho. Y la decisión de pagar la deuda de civilidad que tenemos contraída con los demás por el solo hecho de vivir en sociedad se alimenta del valor civil con que seamos capaces de defendernos. El artículo primero de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas establece que todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos, y dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros. La libertad y la igualdad que se predican de todos los humanos provienen de nuestra dignidad común y tienen como correlato un deber universal de fraternidad. Esta obligación fundamental de solidaridad engloba todos los demás deberes, sirve de contrapeso a la libertad y establece entre todos los individuos un lazo común o parentesco moral sin el cual la igualdad no resulta posible ni deseable.

Dignidad humana:
Concepto central de la teoría y la práctica de los derechos humanos. Consiste en el reconocimiento del carácter sagrado o inviolable del ser humano en tanto sujeto moral dotado de razón y destinado a la libertad. Toda persona es en cierta manera sagrada y como tal digna de respeto porque en ella palpita la humanidad.

Justicia:
Virtud política que se predica de las sociedades, relaciones o decisiones bien ordenadas o proporcionadas; y servicio público de solución de conflictos y asignación de recursos escasos o disputados mediante la interpretación razonada y razonable de la ley por los jueces y tribunales del Estado. El vocablo proviene del latín ius, que significa “derecho”. En el primer sentido, desde Aristóteles se considera que la justicia debe ser la principal característica de las sociedades bien ordenadas, para lo cual se distingue entre la justicia conmutativa o judicial, que gobierna los intercambios cotidianos entre los individuos dentro del marco de la ley, y la justicia distributiva o socioeconómica, que regula la repartición de los bienes y valores apreciados por la sociedad y sus miembros, como los recursos naturales y las riquezas, los derechos y los deberes, las responsabilidades y las oportunidades, las recompensas y los castigos. En el segundo sentido, la justicia como aplicación del derecho en los casos concretos es una de las funciones estratégicas del Estado moderno desde los albores del constitucionalismo y a ella se confían cada vez más tanto la protección de las libertades de los ciudadanos como la preservación del orden público interno.

Libertad:
Facultad moral que distingue al ser humano de las demás especies vivientes y que consiste en la capacidad de elegir, mediante el uso de la razón, entre diversos medios y fines, para crear así los estilos de vida o cursos de acción, las relaciones interpersonales y las estructuras sociales que constituyen las culturas y la historia. Esta “marca de nacimiento” es al mismo tiempo la condición moral común que compartimos todos los miembros de la humanidad y que nos hace parientes o prójimos, y al aspiración suprema que le da sentido y razón de ser a nuestra pequeña aventura individual pues se tarta de la única fuerza que nos permite cambiar la vida o transformar el mundo y hacer frente a la muerte. Todos los derechos humanos derivan entonces de la libertad en que nace y a que aspira todo individuo.

Orden público:
Conjunto de condiciones materiales necesarias y suficientes para el buen funcionamiento de la sociedad, de tal manera que el ejercicio de las autoridades aseguren la práctica de los derechos humanos de los ciudadanos aun en circunstancias de conflicto o crisis. La conservación y el restablecimiento del orden público interno o nacional es responsabilidad del Estado a través de sus autoridades legítimas. El orden público externo o mundial es responsabilidad de la comunidad internacional.

Responsabilidad:
Concepto fundamental de la civilización occidental desde la antigüedad clásica, que consiste en la capacidad moral de todo sujeto de derecho para reconocer y aceptar las consecuencias de lo que hace o deja de hacer, en la medida en que su acción u omisión se traduzca en agresión o daño para otro sujeto.

Solidaridad:
Garantía típica de los derechos individuales y de los pueblos a pedir y obtener la ayuda o el respaldo de otros individuos o colectivos para el logro de sus fines y en especial para la superación de sus conflictos o desastres.



Tolerancia:
Virtud política y social que consiste en la aceptación del otro y en el respeto por sus convicciones y costumbres, especialmente cuando son diferentes o contrarias a las propias. El respeto efectivo de la dignidad de cada persona tan solo es posible si se reconoce la multiplicidad constitutiva de la humanidad

Derecho a la vida:
Garantía individual fundamental, que puede considerarse la condición de posibilidad de todos los demás derechos humanos, los cuales solo tienen sentido y razón de ser en la medida en que se prediquen y se practiquen a partir de la existencia autónoma y digna de la persona. El derecho a la vida se refiere no solo a la existencia biológica, sino también y sobre todo a la existencia socioeconómica, cultural, política y moral en condiciones decorosas y productivas, de tal manera que cada miembro de la humanidad sea reconocido en su dignidad y respetado en su libertad, y disponga de todos los bienes, servicios y recursos necesarios y suficientes para vivir tan bien como la mayoría de sus conciudadanos y contemporáneos.

Violencia:
Fuerza excesiva empleada por un individuo o grupo contra otro, que se resuelve casi siempre en daño o destrucción de alguna libertad o de la vida misma. Puede ser física o psicológica, individual o colectiva, esporádica o sistemática, directa o indirecta, pero se trata siempre de la principal forma de agresión entre los humanos. El desarrollo de la civilización ha conllevado la progresiva deslegitimación del uso de la fuerza en sus distintas manifestaciones y modalidades, con la sola excepción de la legítima defensa, que es la única hipótesis de apelación a la violencia eventualmente justificable por cuanto supone una agresión tan grave que no puede rechazarse o superarse sino mediante el ejercicio de una fuerza comparable o proporcionada.


1. Describe escenas de la película donde el tema central sean estos términos:

Asistencia humanitaria:
Cadena Perpetua:
Civilización:
Constitución:
Culpabilidad:
Derechos civiles y políticos:
Derechos económicos, sociales y culturales:
Deberes:
Dignidad humana:
Justicia:
Libertad:
Orden público:
Responsabilidad:
Solidaridad:
Tolerancia:
Derecho a la vida:
Violencia: